Bienvenida

¡GRACIAS POR SU INTERÉS!

Bienvenido/a a este blog, que nace, con el año 2012, como vehículo para divulgar y compartir inquietudes e ideas, sobre todo en materia de turismo. Antes, he aquí el documento resultado de casi cinco años (2010 a 2014, 55 artículos) escribiendo cada mes en HEconomia, con análisis y propuestas para el turismo provincial: https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/HEconomia_2010_2014_55_articulos.pdf

Además, en las siguientes URLs encontrará más, mucho más, sobre mi actividad académica: http://www.uhu.es/alfonso_vargas/ - http://alfonsovargassanchez.wix.com/geidetur

Y lo más importante: ¿aún no conoce Huelva? Descúbrala en el siguiente enlace y en la presentación que sigue: http://www.turismohuelva.org - https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/AunNoConocesHuelva.pps

__________________________________________________________

jueves, 3 de mayo de 2012

COMPETITIVIDAD Y FUTURO

Para sobrevivir en el escenario endiabladamente complejo en el que España se encuentra es imprescindible que seamos más competitivos, y para ello innovación e internacionalización son dos pilares sin los cuales no podremos salir adelante. Es fundamental, pues, que alineemos nuestras decisiones y acciones en torno a estos dos ejes, haciendo pivotar sobre ellos las políticas que afectan a la economía y la empresa.
El profesor norteamericano Richard Florida, con su modelo de las 3Ts del desarrollo económico y las clases creativas, pone el acento en la tecnología, el talento y la tolerancia. Siguiendo esta propuesta, estos serían los tres ingredientes que habríamos de combinar en nuestra particular fórmula de salida de la crisis.
-Empezamos por el primero: tecnología. El reciente informe del World Economic Forum titulado “The Global Information Technology Report 2012” revela algunas de nuestras debilidades principales, que llegan a ser extremas y crónicas. España ocupa el puesto 38 (sobre 142), no muy brillante para la novena economía del mundo por el volumen de su Producto Interior Bruto. Pero lo más interesante son algunos detalles, que nos sitúan muy a la cola: para abrir un negocio ocupamos el puesto 97 tomando en consideración el número de días que se tarda, y el 110 por el número de procedimientos requeridos (o sea, la pesada carga burocrática); la telefonía celular móvil es, en términos relativos, muy cara: estamos en el lugar 134 (record nacional); la calidad de nuestro sistema educativo nos sitúa en el puesto 98, y, singularmente, la calidad de la educación en matemáticas y ciencia en el 111; la formación del personal de las empresas en estas tecnologías nos lleva a la posición 90; por último, para no alargar el sonrojo, si tomamos algunos indicadores relativos al Gobierno, en cuanto a la prioridad que éste da a las tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs) y la importancia de las mismas en su visión de futuro, España se sitúa en las posiciones 94 y 99, respectivamente. Convendrá conmigo, apreciado/a lector/a, que, aunque en otros indicadores estamos mejor, hay mucho espacio para la mejora, entre otras razones porque estos indicadores son manejados por los inversores internacionales cuando toman sus decisiones (los llamados mercados, que no son entelequias, sino individuos de carne y hueso como usted y como yo, que buscan rentabilizar sus recursos poniendo en la balanza el riesgo de las opciones de inversión).
-El talento individual es el segundo de los factores. Se suele entender por tal la combinación de competencia, compromiso y acción. Aunque mi impresión es que falta mucho compromiso en nuestra sociedad (el pasotismo, el no complicarse la vida, se ha instalado de forma alarmante), cierto es que mucha gente competente, en especial jóvenes, está emigrando en busca de oportunidades que hoy por hoy su país no les ofrece. Es una nueva ola de emigración, ahora de personas bien formadas. O sea, el país hace un esfuerzo (por más que se discuta acerca de la cantidad y la calidad de esa inversión) en la cualificación de sus profesionales y los mejores marchan a producir, a generar riqueza, en otros: una inversión sin retorno es un pésimo negocio, y particularmente ésta, que nos conduce inexorablemente a la mediocridad. Probablemente tengamos que cambiar nuestra mentalidad, en el sentido de que hay que formar a las nuevas generaciones para que sean capaces de competir y de aprovechar las oportunidades allí donde estén en cada momento, con una perspectiva global. Recordemos que, según cálculos del Instituto Nacional de Estadística, el total de personas que en 2011 abandonaron España en busca de un futuro mejor ascendió a 507.740. Por primera vez en la historia nuestro saldo migratorio ha sido negativo.
-Y por último la tolerancia. Vivimos en un mundo crecientemente diverso, y la gestión de la diversidad requiere reforzar el valor de la tolerancia; asimismo, para innovar hay que experimentar, y ello exige cierta tolerancia al error. La diversidad, bien manejada, es fuente de creatividad y progreso, pero mal conducida es fuente de conflictos. La experimentación y el error, bien llevados, son una poderosa fuente de aprendizaje y crecimiento personal.
Me preocupa la fuerte y creciente polarización que observo en nuestra sociedad. Los líderes políticos y sociales debieran controlar los mensajes que lanzan, ser más tolerantes y constructivos. Una vez que se desencadenan ciertos movimientos puede ser muy difícil controlarlos, dada nuestra visceralidad: si se nos van de las manos nos pueden hacer mucho daño, quizás irreparable. Tomemos conciencia de ello, por favor.
---
Publicado en Huelva Información el 2-5-12, p. 6.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada