Bienvenida

¡GRACIAS POR SU INTERÉS!

Bienvenido/a a este blog, que nace, con el año 2012, como vehículo para divulgar y compartir inquietudes e ideas, sobre todo en materia de turismo. Antes, he aquí el documento resultado de casi cinco años (2010 a 2014, 55 artículos) escribiendo cada mes en HEconomia, con análisis y propuestas para el turismo provincial: https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/HEconomia_2010_2014_55_articulos.pdf

Además, en las siguientes URLs encontrará más, mucho más, sobre mi actividad académica: http://www.uhu.es/alfonso_vargas/ - http://alfonsovargassanchez.wix.com/geidetur

Y lo más importante: ¿aún no conoce Huelva? Descúbrala en el siguiente enlace y en la presentación que sigue: http://www.turismohuelva.org - https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/AunNoConocesHuelva.pps

__________________________________________________________

lunes, 20 de julio de 2015

EL MURO: DE LO QUE PODRÍAMOS HACER (y II)

Como quedó dicho en el artículo precedente, “El Muro de lo que podríamos hacer” contendría dos partes. La primera fue dedicada al turismo en la capital, y ahora, la segunda, al turismo provincial. Ambas guiadas con el mismo espíritu: objetividad en el análisis y carácter constructivo de las propuestas, enumeradas seguidamente:

1.-Superar la falta de autocrítica.

Dos días antes de la Nochebuena del año pasado, el Papa Francisco pronunció públicamente las siguientes palabras “Una Curia que no hace autocrítica y no se actualiza y no intenta mejorar es un cuerpo enfermo". Pues esto mismo es lo que nos pasa en el turismo provincial. Analice, estimado lector/a, el cuadro que sigue, referido a la provincia de Huelva:

Calificación del viaje realizado (1-10)
Año
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
Índice sintético de percepción

6,9

6,8

6,9

7,2

7,5

7,7

7,6
Diferencia con respecto a Andalucía

-0,1

-0,3

-0,3

-0,4

-0,5

-0,4

-0,6
Fuente: IECA (Encuesta de Coyuntura Turística de Andalucía).

Es obvio que las diferencias respecto a la media andaluza han ido creciendo, a lo que hay que añadir que Huelva es la provincia peor valorada. Tomando los datos más recientes, de 2014, frente a nuestro 7,6 y a la media andaluza de 8,2: Almería 8,4; Cádiz 8,1; Córdoba 7,8; Granada 8,2; Jaén 7,9; Málaga 8,4; Sevilla 8,0.

Entre todos los factores que este estudio de la Junta de Andalucía valora cada trimestre, los atributos peor parados son, con diferencia, los taxis y los autobuses, es decir, la movilidad interna. La provincia de Huelva está a la cola a gran distancia, como muestra la tabla siguiente:

Calificaciones del viaje
Almería
Cádiz
Córdoba
Granada
Huelva
Jaén
Málaga
Sevilla
Andalucía
Transportes públicos: Autobuses
8,2
8,0
8,6
7,9
6,9
7,7
7,9
7,8
7,9
Transportes públicos: Taxis
8,4
8,1
9,2
7,8
6,5
7,6
8,1
7,9
8,0
 Fuente: IECA (Encuesta de Coyuntura Turística de Andalucía, 2014).

Y no es sorprendente: ya nuestras encuestas (cuando se hacían hace años) lo manifestaban contundentemente, somos muchos los que tenemos referencias de las frecuentes quejas a este respecto, y es un clamor en las redes sociales. ¿Qué ha pasado con el Consorcio de Transportes Metropolitano de la Costa de Huelva? ¿Qué supervisión se ejerce?  La música no coincide con la letra.

2.-Demoler la barrera del enemigo exterior.

Nuestra incapacidad para la autocrítica es consecuencia de haber levantado una de las más clásicas barreras al aprendizaje, ampliamente descrita en la literatura de gestión: la del enemigo exterior. Todo esto no es responsabilidad nuestra: será que las estadísticas están mal hechas; son otros los niveles de gobierno (de otro color político, claro) que nos tienen manía y no nos dan los recursos que necesitamos ni hacen las inversiones precisas, etc. etc. Cuando en realidad muchas acciones de mejora sí que están en nuestras manos, pero es una manera de auto-justificarse. En lugar de eso, asumamos, por favor, que de sabios es rectificar.

3.-Aprender de la experiencia: la promoción es necesaria pero no suficiente.

¿Cómo casan los esfuerzos de promoción, en los que, como es natural, se vende el paraíso, con las carencias en tantos aspectos, en los que estamos a la cola de Andalucía? Esa promoción, con más o menos recursos económicos (no interesa eso ahora), se nos vuelve en contra como un boomerang, por la sencilla razón de que las expectativas no son satisfechas: es una de las reglas elementales del marketing. La satisfacción es la resultante de la diferencia entre las expectativas creadas y la calidad percibida. Si las expectativas son altas (y hay razones para poder crearlas) pero la calidad percibida es baja, como de hecho ocurre según muestran las cifras oficiales, el grado de satisfacción va a ser bajo, con el agravante de que la cadena de la calidad percibida se rompe por el eslabón más débil: es decir, aunque otros eslabones estén fuertes (por ejemplo el alojamiento), si no corregimos los débiles (y eso no está en manos de los hoteleros, que son también damnificados pese a que dentro de sus establecimientos lo hagan muy bien) la resultante será negativa. Cualquier estudiante de Administración y Dirección de Empresas sabe esto, que en suma no es sino comprender la diferencia entre promoción y gestión del destino. No existe gestión del destino porque no existe ni coordinación ni planificación, y esto no puede existir si no hay liderazgo. Nadie ha asumido este papel.

4.-Definir, explicitar negro sobre blanco, cuál es el modelo turístico por el que Huelva en su conjunto apuesta, porque no todo vale, y actuar erráticamente tampoco: a qué tipos de clientes queremos atraer, qué debemos ofrecerles para satisfacer sus necesidades, como vamos a hacerlo (qué capacidades necesitamos, con quienes hemos de aliarnos,…)  y cuánto nos va a costar. ¿Qué vende Huelva? ¿En qué nos diferenciamos?  ¿Cuáles son nuestros principales atractores, aquellos recursos que verdaderamente movilizan al cliente potencial para desplazarse hasta aquí, y poner especial énfasis en ellos? ¿Cuál es nuestra marca, difuminada hasta ya dudar acerca de cuál es: Huelva la Luz, Siente Huelva, Tierras del Descubrimiento,…? Es que necesitamos una marca que nos haga reconocibles en un mercado tan hiper-competitivo y que transmita los valores que nos interesan, sabiendo que para prestigiarla hay que hacer una apuesta por ella consistente y a largo plazo.

Como dijo el filósofo hispano-romano Séneca, “No hay viento favorable para quien no sabe adónde va”. Dicho lo cual, esto no puede ser definido unilateralmente, sino entre todas las partes implicadas. El riesgo es que con alguna infraestructura de transporte de alto impacto este modelo sea en realidad determinado por una sola parte interesada, máxime si del lado público se hace dejación de su responsabilidad.

5.-Apoyarse en los agentes del conocimiento. Datos e información para tomar decisiones. ¿Alguien puede dudar a estas alturas del siglo XXI de esta aseveración, de esta necesidad? Pues en el turismo onubense sí, créame: ni siquiera los representantes empresariales lo reivindican, que debían ser los primeros interesados en que los dineros públicos se inviertan con la máxima eficacia y eficiencia. Bien al contrario, a quijotes como un servidor, que de forma altruista (sólo impulsado por su espíritu universitario y el compromiso con su tierra y sus gentes) lleva muchos años trabajando sobre ello y predicando en el desierto ofreciendo montañas de ideas a través de sus artículos (de opinión –véase http://alfonsovargassanchez.blogspot.com - y científicos - http:// http://www.uhu.es/alfonso_vargas), se le llega a faltar al respeto por algún discrepante, imagino que por resultar incómodo y por manifestar que el actual status quo, limitado y cerrado, es un corsé más que un factor de progreso para el sector. Ese status quo que sigue estancado en la promoción asistemática, sin querer dar el paso a la gobernanza del destino, que requiere de una visión a largo plazo creada de forma participativa, de una estrategia desarrollada en un plan que de verdad se ejecute y tenga un seguimiento y rendición de cuentas, que propicie la coordinación entre los agentes públicos y privados, y que defina un ente gestor que ejerza el imprescindible liderazgo del que ahora se carece. No es fácil, nadie lo dijo, pero con convicción, voluntad y compromiso se pueden ir dando pasos en ese sentido.

En resumen, todo esto se podría sintetizar en la imperiosa necesidad de no repetir los mismos errores. Como dijo Einstein, "Locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes".  Honestamente (y ojalá me equivoque), no soy optimista. Los hechos son tozudos, aunque nadie está en posesión de la verdad absoluta, y menos yo. Por eso, no voy a caer en la locura, y con este artículo me despido, al menos en lo que al sector turístico local/provincial se refiere: todo está ya escrito. Tampoco a nivel institucional la Universidad de Huelva (y esta es mi mayor frustración, descorazonador en realidad) ha hecho ningún esfuerzo añadido  al respecto, reforzando su contribución a un sector sin duda estratégico para la economía onubense del presente y, aún más, del futuro. Mil gracias por haberme leído y llegar hasta aquí.
---
Publicado en Huelva Información, 19-7-15, p. 11. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario