Bienvenida

¡GRACIAS POR SU INTERÉS!

Bienvenido/a a este blog, que nace, con el año 2012, como vehículo para divulgar y compartir inquietudes e ideas, sobre todo en materia de turismo. Como complemento:

-He aquí el documento resultado de casi cinco años (2010 a 2014, 55 artículos) escribiendo cada mes en HECONOMIA, con análisis y propuestas para el turismo provincial: https://www.dropbox.com/s/oblyls2fi3tov7g/HEconomia_2010_2014_55_articulos.pdf?dl=0

-Y los 12 artículos de la sección EL MURO del diario Huelva Información (año 2015): https://www.dropbox.com/s/sqlyhbqu1hc7if1/ElMuro_HI_2015.pdf?dl=0

Además, en las siguientes URLs encontrará más, mucho más, sobre mi actividad académica: http://www.uhu.es/alfonso_vargas/ - http://alfonsovargassanchez.wix.com/geidetur

Y lo más importante: ¿aún no conoce Huelva? Descúbrala en el siguiente enlace y en la presentación que sigue: http://www.turismohuelva.org - https://www.dropbox.com/s/8ada1ku91qtoknc/AunNoConocesHuelva.pps?dl=0

viernes, 15 de marzo de 2019

BASES PARA UN MODELO DE DESARROLLO TURÍSTICO PARA LA CIUDAD DE HUELVA

En lo que sigue, se recogen una serie de premisas sobre las que construir el desarrollo turístico de la ciudad de Huelva, un destino en un estado aún muy incipiente y, por tanto, en proceso de construcción.
1ª.-Sólo se puede construir desde el realismo. Ni desde el buenismo de repetir lo que a la mayoría de la gente le gusta escuchar, ni desde el pesimismo de rendirse ante una realidad socio-económica muy difícil y un desafío muy exigente. Existen recursos con potencialidad turística, pero también los tienen otros destinos con los que  hay que entrar en competencia para cautivar al turista-cliente, y nuestra posición de partida no es precisamente ventajosa. Saber valorar nuestros recursos para al turismo es imprescindible, pero en sus justos términos. El buenismo egocéntrico no ayuda, pues nos hace perder la perspectiva: inhibe el cambio o genera expectativas exageradas.

A su vez, parte de esa aproximación realista es entender que una economía diversificada es una economía más sana. Por tanto, el desarrollo del sector turístico debe ser parte de (y en consecuencia compatible con) un proyecto global de ciudad que contemple, también, una reindustrialización sobre bases distintas a las pretéritas. Los monocultivos no son aconsejables: tampoco el turístico.

2ª.-Apliquemos el sentido común. No debería exigir mucho esfuerzo entender que las decisiones, sobre todo de los responsables públicos (por aquello de manejar fondos que son de todos), deben basarse en datos. Sin un soporte de información para la toma de decisiones, éstas quedan al albur de la mera intuición, cuando no de simples ocurrencias o impulsos; desde luego no del rigor. En la ciudad de Huelva existe una falta casi absoluta de datos primarios acerca de quienes nos visitan, de porqué lo hacen, de su comportamiento, de su grado de satisfacción, de lo que buscan, de lo que encuentran o no, de lo que piensan de nuestra oferta para llenar su tiempo de ocio…prácticamente no sabemos nada. Desde el minuto uno seguimos ayunos de esta materia prima fundamental: corregir esta carencia sería empezar a construir la casa desde sus cimientos, pero hasta ahora no ha sido así. Esperemos que su incorporación a la iniciativa regional de Smart Data dé frutos y contribuya a paliar esta severa debilidad porque, si en infraestructuras existen carencias, en infoestructuras estamos en pañales. 

Así, a estas alturas del siglo XXI, es espeluznante constatar en un documento supuestamente tan trascendente como  el plan estratégico de la ciudad de Huelva, aprobado en el año 2017, que la base de su diagnóstico en lo que a turismo se refiere se circunscribe a los datos del número de usuarios  del punto de información turística municipal, y su procedencia geográfica, durante los meses de Enero a Septiembre (se entiende) de 2016. Nada más.

Con todo, los expertos que participaron concluyeron en proponer, en primer lugar, las dos siguientes acciones: A) “Realizar una investigación sobre la llegada de turistas, intereses turísticos y deficiencias detectadas por estos, y proponer y ejecutar acciones”.  B) “Realizar un estudio sobre las tendencias del mercado turístico y el potencial que ofrece la ciudad de Huelva, y proponer y ejecutar acciones”.

No parece que para este viaje hicieran falta tantas alforjas, pero al menos es de sentido común. Lo que no lo tiene es acometer otras acciones (como la creación de una nueva marca para el turismo en la ciudad: “Huelva, Puerta del Atlántico” ha sido reemplazada por “Huelva, Ciudad que Marca”) sin haber ejecutado las dos primeras. Una referencia más completa está disponible en: https://alfonsovargassanchez.blogspot.com/2017/04/turismo-y-plan-estrategico-de-la-ciudad.html

3ª.-Al turismo en la ciudad de Huelva le irá mejor si el turismo en la provincia, sobre todo en la costa, mejora. El turismo en la capital (que por el simple hecho de serlo ejerce un cierto efecto llamada respecto de los turistas que se encuentran en enclaves próximos) seguirá siendo tributario del turismo en la costa y, desafortunadamente, el pasado más reciente (2008-2018) puede ser calificado como una década perdida para el turismo provincial, que no sólo está estancado, sido que pierde posiciones relativas. Los datos que lo atestiguan pueden consultarse el siguiente post: http://alfonsovargassanchez.blogspot.com/2019/01/una-decada-perdida.html

4ª.-Esta legislatura que está a punto de acabar ha sido la de los planes. Sin entrar a mencionar otros anteriores aún vigentes, en 2017 se aprobó el Plan Estrategia 2025, con sus correspondientes acciones en materia de turismo; en 2018 vio la luz el Plan Turístico de Grandes Ciudades de la Ciudad de Huelva, con, al menos, cuatro años de vigencia; pero además, el pasado 30 de mayo se aprobó el Plan Estratégico de Cultura de la ciudad de Huelva, Plan Culthura 2018-2023, a cuyo contenido no he podido acceder, pero dada la imbricación cultura-turismo cabe pensar que también tendrá implicaciones en el campo que nos ocupa.

La resultante de esta multiplicidad de planes sobre un mismo objeto es la existencia de solapamientos y la dificultad para dilucidar las prioridades en esta área. Ordenarlas es, pues, fundamental, con objetivos claros, no tienen por qué ser muchos, pero cuantificados y con un horizonte temporal de ejecución, con el consiguiente compromiso de asignación de recursos (objetivos smart). Sólo así podremos aclararnos y verificar nuestros progresos, con la correspondiente evaluación de las políticas públicas y una transparente rendición de cuentas a la ciudadanía.

5ª.-Si hay un plan (supuestamente) y se cuenta con personas técnicamente capaces para ejecutarlo (esto lo doy por sentado), me interrogo acerca de los otros dos ingredientes imprescindibles para pasar a la acción:

*¿Hay un liderazgo creíble detrás de todos estos documentos de planificación? La credibilidad sólo se gana con hechos y realizaciones, no con pancartas, manifestaciones, manifiestos o declaraciones cara a la galería mediática.

*¿Hay recursos asignados a la ejecución de las acciones contempladas en esos planes (ya sean propios o que puedan allegarse de otras instituciones)? Un ejemplo es el proyecto “Huelva Smart City Route”, proveniente de una convocatoria del Ministerio de Economía del año 2014 y cuya ejecución acabó en 2018. Con un presupuesto de 603.405 euros, uno de sus varios ejes de aplicación es la “evolución de la solución turística” de la ciudad, principalmente la actualización del portal turístico, la creación de una aplicación móvil y los cinco tótems de información turística que fueron inaugurados justo antes de las recientes elecciones autonómicas y que animo a quien no lo haya hecho a que interactúe con esas pantallas táctiles, si están operativas, para que puedan valorar sus prestaciones y el valor añadido que pueden aportar al visitante en la era de los smartphones.

Ya es tiempo de acción: no podemos caer en la parálisis del análisis. La situación de la ciudad no admite dilaciones (ver https://alfonsovargassanchez.blogspot.com/2018/06/algunos-indicadores-de-la-ciudad-de.html): es la última capital de provincia española por renta media anual de los hogares; una ciudad cuya población decrece y envejece, con una estimación de seguir en una lenta pero paulatina caída hasta situarse por debajo de los 140.000 habitantes a 1-1-2035 (según el Sistema de Información Multiterritorial de Andalucía). Estos son signos evidentes de decadencia (basta pasear por sus calles) que es preciso revertir, y el desarrollo del turismo puede ayudar a ello. Como botón de muestra, la mejora de los índices de ocupación y rentabilidad de la planta hotelera de la ciudad (pueden encontrarse los datos en: https://alfonsovargassanchez.blogspot.com/2018/09/cuadro-de-mando-de-la-provincia-de.html).

6ª.-Al hilo del proyecto anteriormente referido, y una vez que la ciudad de Huelva se adhirió en 2013 a la red de ciudades inteligentes, sería muy positivo que también se incorporara a la red de destinos turísticos inteligentes. Esto le permitiría avanzar en la línea de dotarse de un sistema de información y gestión soportado en datos, de los que ahora se carece de forma casi absoluta, con las tecnologías del siglo XXI y orientados a la innovación, la sostenibilidad y la accesibilidad universal.

7ª.-Además de resolver problemas históricos que lo condicionan, como el del futuro del frontal de su ría hasta la Punta de El Sebo y el del patrimonio inmobiliario en desuso que acumula ruina, el desarrollo turístico de la ciudad de Huelva necesita, por sus características, de altas dosis de creatividad e innovación que permitan, por ejemplo, poner en valor recursos cuya transformación en productos comercializables se hace difícil por su limitada o nula accesibilidad (como en el caso de los recursos arqueológicos). Para dar ese impulso se necesita generar una dinámica diferente a la que ha venido siendo la tónica hasta ahora, dando paso a nuevas voces, nuevas perspectivas, nuevas conversaciones, nuevas pasiones…las de personas que vean nuestra realidad con ojos diferentes, saliendo de nuestro círculo vicioso y castrante.

8ª.-Una sociedad que quiera volcarse hacia el turismo tiene que ser una sociedad educada para el turismo. La articulación de una alianza sólida y duradera con la comunidad local onubense (entendida en sentido amplio) es también imprescindible: no se trata de hacer para, sino de hacer con, de co-crear. Somos gente hospitalaria que sabe acoger, pero hemos de dar el paso hasta convertirnos en los mejores embajadores de nuestra tierra allí donde estemos. Vendernos con el corazón, pero también con el realismo y el sentido común al que apelaba en las dos primeras premisas, ayudando a que las expectativas de quienes nos visitan se cumplan o incluso se vean superadas.

Finalmente, tan sólo añadir que dentro de este marco de referencia caben muchas y variadas propuestas, que concreten el posicionamiento de la ciudad como destino turístico y ejes sobre los que articular y promocionar una oferta coherente y atractiva capaz de movilizar al turista en potencia. Esta tarea queda para otro momento y otro post.


Resultado de imagen de huelva ciudad que marca

2 comentarios:

  1. Muy interesante y al mismo tiempo con una historia de hechos triste. Lamentablemente es la realidad. Gracias Alfonso por tu magnífico trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar. La cosa es que no siempre fue así, pero...ojalá las cosas cambien. Saludos.

      Eliminar