Bienvenida

¡GRACIAS POR SU INTERÉS!

Bienvenido/a a este blog, que nace, con el año 2012, como vehículo para divulgar y compartir inquietudes e ideas, sobre todo en materia de turismo. Como complemento:

-He aquí el documento resultado de casi cinco años (2010 a 2014, 55 artículos) escribiendo cada mes en HECONOMIA, con análisis y propuestas para el turismo provincial: https://www.dropbox.com/s/oblyls2fi3tov7g/HEconomia_2010_2014_55_articulos.pdf?dl=0

-Y los 12 artículos de la sección EL MURO del diario Huelva Información (año 2015): https://www.dropbox.com/s/sqlyhbqu1hc7if1/ElMuro_HI_2015.pdf?dl=0

Además, en las siguientes URLs encontrará más, mucho más, sobre mi actividad académica: http://www.uhu.es/alfonso_vargas/ - http://alfonsovargassanchez.wix.com/geidetur

Y lo más importante: ¿aún no conoce Huelva? Descúbrala en el siguiente enlace y en la presentación que sigue: http://www.turismohuelva.org - https://www.dropbox.com/s/8ada1ku91qtoknc/AunNoConocesHuelva.pps?dl=0

lunes, 25 de septiembre de 2017

SI A LA CIUDADANÍA NO LE IMPORTA, LOS POLÍTICOS NO LO HARÁN

La gestión pública, en democracia, es indisociable de la transparencia. El uso de los fondos públicos, que son de todos, a todos debe concernir. El empleo de los mismos se sustenta en las prioridades de los gobernantes, y debiera dar pié a una efectiva rendición de cuentas al alcance de todos. Del mismo modo que cuando se hace una obra pública se informa en llamativos y enormes carteles del gasto (o inversión) que representa, ante cualquier evento/acto (del tipo que sea) que suponga la aplicación de recursos públicos, ¿por qué no se informa también? (bastaría con una nota fácilmente accesible a través de un sitio web). La ciudadanía tiene derecho a saber qué gasto y uso de otros recursos públicos ha traído consigo, así como, en contrapartida, qué retorno ha generado (o se espera que genere) ese evento, y para quien/es. Esto es lo que legitima al gobernante, a la par que avalaría su buena gestión.
Una sociedad madura es una sociedad reflexiva, que, más allá de lo emocional, razona y exige que la rendición de cuentas sea real, no limitada a la superficialidad epidérmica. Aunque debiera estar en el "ADN" de la gobernanza de la cosa pública en un sistema democrático, si esto no se produce existen cauces: la oposición, los medios de comunicación...pero si estos tampoco funcionan adecuadamente, la sociedad civil debe alzar su voz y reclamar aquello a lo que tiene derecho. ¿Se imagina a los gestores de una sociedad anónima no dando cuenta de lo que hacen, con pelos y señales, a los accionistas de la compañía? Pues nosotros, que ponemos el dinero, somos como los accionistas (además de usuarios/clientes) del ente público de que se trate.
La falta de transparencia hace que se deje de creer en el sistema del que nos hemos dotado, y eso es preocupante y peligroso. El remedio es fácil: sólo requiere voluntad. Una sana gobernanza es la base de todo lo demás, y no puede ser sana sin transparencia. Ahora bien, SI A LA CIUDADANÍA NO LE IMPORTA, LOS POLÍTICOS NO LO HARÁN. ¿A usted le importa? A mi sí. Más allá de lo legal, es una cuestión ética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario