Bienvenida

¡GRACIAS POR SU INTERÉS!

Bienvenido/a a este blog, que nace, con el año 2012, como vehículo para divulgar y compartir inquietudes e ideas, sobre todo en materia de turismo. Antes, he aquí el documento resultado de casi cinco años (2010 a 2014, 55 artículos) escribiendo cada mes en HEconomia, con análisis y propuestas para el turismo provincial: https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/HEconomia_2010_2014_55_articulos.pdf

Además, en las siguientes URLs encontrará más, mucho más, sobre mi actividad académica: http://www.uhu.es/alfonso_vargas/ - http://alfonsovargassanchez.wix.com/geidetur

Y lo más importante: ¿aún no conoce Huelva? Descúbrala en el siguiente enlace y en la presentación que sigue: http://www.turismohuelva.org - https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/AunNoConocesHuelva.pps

__________________________________________________________

lunes, 12 de octubre de 2015

EL MURO: DEL APRENDIZAJE

Este artículo es el número doce de esta serie (uno al mes, un año), y será el último por voluntad propia, fruto de mi proceso de aprendizaje.

Cuando no consigues cambiar aquello que te rodea y llegas a la convicción de que seguir es inútil, por lo que representa de toparte una y otra vez con el mismo muro inamovible, la conclusión es que eres tu quien debe cambiar. No soy don Quijote ni el Llanero Solitario; tampoco un kamikaze y un adherente al empalagoso positivismo antropológico. Este humilde académico que gusta de patear la realidad y estuvo siempre disponible y comprometido con su tierra y sus gentes desde la libertad de no buscar nada para sí, se retira, con el nuevo curso, a sus cuarteles de invierno.  La lucha es extraordinariamente desigual y condenada al fracaso.

A fe que lo he intentado, pero mis 'armas' son muy limitadas: sólo el estudio y la palabra, y ésta, la de mis artículos de opinión, era una vía más para hacer llegar a la sociedad ideas que pudieran mejorar nuestra realidad en aquellos ámbitos en que, sin pretensión de estar en posesión de ninguna verdad absoluta, considero que algo puedo aportar. A la postre, mi percepción es que ha sido como escribir para ciegos o leer para sordos; y la sensación de soledad casi total permanece, sobrepasado por el pensamiento único imperante e inoperante (o peor aún, por el no pensamiento) y la falta de valentía para decir lo que se piensa y, si es menester, romper los moldes.  Y aquí meto a la prensa, cuya libertad es clave para su legitimidad social, supervivencia y jugar el papel que se espera de ella, tan importante en un sistema democrático. Parte de esa libertad es la pluralidad y el contraste/análisis de propuestas, no simplemente dar una cómoda voz a los poderosos (política y/o económicamente).

Otros podrán hacerlo con más arrope y acierto que un servidor, o al menos tienen la posición para ello. Yo, quizás, en otros lugares, allí donde pueda dejar algo. Con todo, mi conciencia está tranquila: me he esforzado todo lo que he podido y he dado todo lo que tenía con el mejor afán constructivo, lo que trae consigo la crítica, sin la cual el progreso no es posible. Son las ventajas y los inconvenientes de ser independiente. Me choca mucho, pero intentaré ser feliz de este modo, aunque tenga que convivir con la sensación de inmovilismo y de que todo está politizado, sin que exista vida fuera de ahí, de un mundo en el que ni estoy ni estaré: no valgo para estar en él.

La Madre Teresa, albanesa de origen aunque se le conozca como Madre Teresa de Calcuta por haberse dejado la vida en ayudar a los más desfavorecidos de la India, dijo aquello de que "La honestidad y la transparencia te hacen vulnerable. Sé honesto y transparente de todos modos". Yo me lo creo y me lo aplico, aunque sea visto como raro: lógico por venir de un personaje excepcional. Necesito de algún tiempo y ayuda para repensar mi papel en el mundo. No podré dejar hijos ni fortuna, y no quisiera pasar por la vida sin pena ni gloria. Soñaba con dejar algún legado, como hizo mi padre. En mi caso, éste no puede ser otro que algo ligado al conocimiento, que a ser posible revirtiera en el bienestar de mi tierra, en la que tanto queda por hacer. No debo quejarme de lo que tengo  -hacen bien quienes me lo recuerdan- aunque  hoy por hoy ni el sector que elegí hace muchos  años a tal fin (el turismo, por sus grandes perspectivas de futuro aún por desarrollar en buena medida) ni la plataforma que tengo para ello (la Universidad de Huelva)  me facilitan llegar adonde quiero. Tal vez deba buscar otra, pero cada vez me queda menos tiempo. Ese es el cambio que estoy rumiando.

En el caso de la provincia de Huelva convergen tres males (plagas en terminología bíblica) que suponen un pesado lastre para su desarrollo: nuestros representantes políticos (como en toda generalización hay excepciones),  algunos representantes empresariales (no los empresarios de verdad, muchos de los cuales no se sienten representados por ellos) y una universidad (incluida su Consejo Social) que en sus 22 años de existencia todavía no ha entendido que debe apostar más por el turismo,  un sector básico tanto en su presente como, y aún más, para su futuro (tampoco lo ha hecho por otros del mismo tenor). Claro que me gustaría expresarme de otra manera,  pero parte de mi forma de ser es la sinceridad, con el agravante de que tales circunstancias no tienen visos de mejorar: llevan enquistadas demasiado tiempo.

Todo esto se adereza con una serie de comportamientos enraizados, bien conocidos en la literatura, que limitan nuestra capacidad de aprehender la realidad en la que hemos de tomar decisiones y actuar:

-“No ver más allá del propio ombligo”. Aquí hemos de lograr el equilibro entre saber valorar y sentirnos orgullosos de  lo que tenemos y somos (ese básico sentido de identidad) con tener presente que no estamos solos en la faz de la tierra, lo cual parece una perogrullada, pero no lo es en nuestro caso: el mensaje del onubensismo vacuo no sirve; el mensaje, por ejemplo, de que nuestras playas y nuestra gastronomía son las mejores del mundo tampoco vale (otros también tienen muy buenas playas y gastronomía, además de saber venderlas); son mensajes para el mero consumo político interno, si no van acompañados de un ejercicio de realismo, de planificación y de alianza con la sociedad. La flauta suena muy pocas veces por casualidad, y menos si la tocamos mirándonos al ombligo. Lo ocurrido el pasado día 6 con la capitalidad española de la gastronomía es un ejemplo más. Yo mismo he argumentado que es una buena línea de trabajo, una de las más prometedoras, si bien proyectos de este alcance hay que prepararlos con tiempo para atar los cabos lo mejor posible. El haberlo intentado tiene su lado positivo, pero midiendo muy bien los pasos, porque la autoestima colectiva no está para muchos trotes. Ahora toca la autocrítica y aprender de lo ocurrido, pero si nos limitamos, como es habitual, a buscar el enemigo exterior, no sacaremos nada de provecho para volver a intentarlo con más garantías. Huelva no se merecería esto.

-“No escuchar a los demás”. Más claro agua en el caso de nuestros dirigentes (nuevamente refiero que en toda generalización hay excepciones). Ni se escuchan entre ellos, por aquello de las diferencias políticas, ni dan a la universidad el papel que debiera tener como principal agente del conocimiento (sin perjuicio de otros). Con un poco de inteligencia sabrían cómo tenerla a su lado y valorarían la importancia de ello, en un camino que debería ser recorrido juntos, no por separado.

-“No tener suficiente capacidad de adaptación”. El mundo cambia, evoluciona vertiginosamente, pero aquí seguimos pensando sólo en promoción y en un patrón turístico del siglo pasado, intensivo en camas y pernoctaciones, que imponen las grandes cadenas (si es posible con todo incluido). ¿Cuál es nuestro modelo diferenciador? Ni se plantea. Si esto no está claro, estaremos construyendo la casa por el tejado, y parte de ese tejado es, por ejemplo, el aeropuerto. No nos dejemos encandilar, sin más.

-“Estancarse”.  La Reina de Corazones, en el cuento de ‘Alicia en el País de las Maravillas’, venía a decir algo así como que aquí hay que ir muy rápido simplemente para seguir estando en el mismo sitio, y Huelva  no ha podido seguir la velocidad que otros han imprimido. Se ha quedado estancada en infraestructuras, como se ha repetido tantas veces, pero también en ideas, en proyectos colectivos que ilusionen. Tanta promesa incumplida ha generado hastío y descrédito. Es imprescindible recuperar la confianza, para lo cual hace falta renovación, cambios profundos; casi lo que Schiumpeter denominó la “destrucción creativa”, es decir, mucho más allá de la cosmética mediática. Y en este proceso la participación es fundamental: la llamada a las urnas cada cuatro años no es ni mucho menos suficiente; ni unos cuantos (muy pocos) pueden decidir un futuro que es de todos, por ejemplo en el caso del turismo provincial.

Este es un artículo deliberadamente inacabado…quizás vuelva sobre sus huellas en un futuro;  tal vez EL MURO sea renovado. Aunque soy perseverante cuando creo que me asiste la razón, necesito tiempo y distancia, tomar aire y repensar. Paso, pues, al anonimato. Es lo que deseo y creo mejor en estos momentos. 
---
Publicado en Huelva Información, 11-10-15, p. 8.

No hay comentarios:

Publicar un comentario