Bienvenida

¡GRACIAS POR SU INTERÉS!

Bienvenido/a a este blog, que nace, con el año 2012, como vehículo para divulgar y compartir inquietudes e ideas, sobre todo en materia de turismo. Antes, he aquí el documento resultado de casi cinco años (2010 a 2014, 55 artículos) escribiendo cada mes en HEconomia, con análisis y propuestas para el turismo provincial: https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/HEconomia_2010_2014_55_articulos.pdf

Además, en las siguientes URLs encontrará más, mucho más, sobre mi actividad académica: http://www.uhu.es/alfonso_vargas/ - http://alfonsovargassanchez.wix.com/geidetur

Y lo más importante: ¿aún no conoce Huelva? Descúbrala en el siguiente enlace y en la presentación que sigue: http://www.turismohuelva.org - https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/AunNoConocesHuelva.pps

__________________________________________________________

lunes, 13 de julio de 2015

EL MURO: DE LO QUE PODRÍAMOS HACER (I)

“El Muro de lo que podríamos hacer” tiene dos partes. A esta primera, dedicada al turismo en la capital, seguirá una segunda pensada para el turismo provincial.

A Javier Rodríguez Zapatero, andaluz (cordobés por más señas) y director general de Google para España y Portugal, le leí hace poco una frase de la que tomé buena nota: "Hay que tener una saludable falta de respeto por lo imposible".

Huelva es una ciudad en transformación, obligada diría yo. De una ciudad de base industrial, viene transitando desde hace tiempo, poco a poco y al hilo del retroceso de la industria química y básica, hacia una urbe amable virada a los servicios, en el que el binomio turismo/ocio ha de jugar su papel. Véase sino el proceso de peatonalización que ha ido produciéndose en su entramado urbano.  Deberíamos poder conjugar ambas actividades (una economía diversificada es una economía más fuerte), pero a nadie se le ocultan las dificultades (por el tipo de industria que hemos heredado),  la controversia y hasta la división que existe en la ciudadanía, así como por la incapacidad colectiva para resolver el problema de los residuos, en especial los de las balsas de fosfoyesos.

Parecería que es una misión, sino imposible, bastante difícil la de convertir Huelva capital en un destino turístico, pero como caracterizan a estos artículos de opinión, vamos a aplicar esa saludable falta de respeto a la que antes se aludía con el mismo afán constructivo de siempre: la principal limitación está en nosotros mismos, en nuestras ideas, en  nuestra creatividad, en nuestro arrojo. No seamos nosotros quienes de entrada nos pongamos los límites; seamos realistas, porque los recursos son los que son, pero pensemos en grande.

He aquí una lista de actuaciones que podríamos (y pienso que deberíamos) hacer para relanzar el turismo en la capital onubense:

1.-Aprovechar el efecto capitalidad. Simplemente por ser la capital muchos turistas que están en la costa se acercan a Huelva: hagamos que se sientan cómodos entre nosotros enfatizando ese carácter amable y acogedor de una ciudad relativamente pequeña  en la que sus gentes se vuelcan con quienes nos visitan porque nos sentimos orgullosos de ello. Eso requiere de una alianza ciudadana que hay que seguir labrando, hasta que el surco sea suficientemente profundo. Como dijo el filósofo chino Confucio, “No es posible enseñar a otros si no puedes enseñar a tu propia familia”. Enseñemos a nuestros propios conciudadanos los valores de todo tipo de encierra la ciudad, para que ellos sean nuestros mejores embajadores. Esto es consonante con estudios que hemos realizados que constatan su actitud muy favorable hacia el desarrollo de un turismo (sostenible) en la localidad a la vez que un bajo nivel de conocimiento de sus planes de desarrollo turístico. Estos (así se decía en el plan estratégico de turismo sostenible de la ciudad que hace unos años se elaboró) han de ser hechos con la participación y complicidad de quienes aquí residen, y dentro de un modelo de ciudad que ha ser explicitado antes, a través del correspondiente plan estratégico.

2.-El turismo en la capital es muy dependiente de los flujos turísticos que recibe la costa. Difícilmente el turismo en la capital va a crecer si a nivel provincial (sobre todo en la costa) el turismo no despega. Esta realidad exige de una estrecha colaboración entre todas las administraciones públicas involucradas. El color político no debiera haber sido un impedimento, pero lo ha sido: ahora no hay excusa.

3.-Vender el potencial de la capital como enclave desde el que es posible visitar cómodamente buena parte de la provincia y del Algarve portugués: vender, pues, Huelva capital y su interland, con playa, espacios naturales, golf (dos campos en su área metropolitana), etc. Cuenta con ventajas comparativas, a parte de la cercanía a casi todo (en coche, claro): el alojamiento es más barato (aunque faltaría alguno con piscina y servicios complementarios), la oferta gastronómica es buena y variaba…faltaría una mayor y atrayente oferta cultural, más allá de las fiestas locales. ¿Por qué no, por ejemplo, un tren del vino, que conectara Huelva con La Palma en las épocas y días del año más adecuados? No estaríamos inventando nada: lo hacen en otros lugares.

4.-En línea con ese potencial vinculado al turismo gastronómico, Huelva debe plantearse ineludiblemente el objetivo de obtener una estrella Michelín. Y no es una utopía, a tenor de cómo ha evolucionado la restauración en los últimos años. El apabullante fenómeno de los foodies hace que la ecuación tradicional cambie: el atractor principal es la restauración, mucho más si se obtiene y se promociona bien esa referida estrella. Después habremos de convencerlos con nuestra oferta cultural y de ocio en general para que lleven a cabo otras actividades en nuestra ciudad, elevando su nivel de gasto.

5.-La gastronomía no es el único recurso: hemos de aprovechar todos nuestros recursos idiosincrásicos, aquellos que nos hacen diferentes, únicos: arqueológicos, cabezos, patrimonio (barrio obrero, muelles cargaderos de minerales…), personajes ilustres…Lo primero “Conócete a ti mismo”, como dijo Sócrates, filósofo ateniense de la antigua Grecia. La riqueza arqueológica fabulosa con la que contamos, aunque esté bajo tierra (o en el fondo del mar), puede ponerse en valor hoy en día con el uso de las nuevas tecnologías; los cabezos (hoy abandonados) son miradores espléndidos, de día y de noche; el patrimonio que nos singulariza debe protegerse y cuidarse convenientemente; las rutas emocionales recreando las andanzas de nuestros personajes ilustres (pintores, escritores, toreros…) nos permitirá recuperar nuestro pasado, a veces injustamente relegado,  etc. Apoyemos a nuestros emprendedores con más talento, que los hay, a poner todo esto en juego.

6.-La capital onubense puede contribuir decisivamente a paliar la estacionalidad de nuestro turismo, si se consigue mejorar su accesibilidad vía ferroviaria y marítima: turismo MICE (reuniones, inventivos, convenciones, eventos), turismo de cruceros (con una terminal de pasajeros digna en un lugar de atraque digno),,..

7.-Huelva tiene que trabajar muy seriamente para resolver su severo problema de imagen, sobre todo, en estos momentos, ligada a la contaminación. Esto no quiere decir que hayamos de tapar el problema, sino resolverlo de una vez. Quizás debiera pensarse, más que en acciones puntuales, en configurar un ente gestor de nuestra imagen pública, de nuestra marca. Al mismo tiempo, porque no pocas veces el problema es de no imagen, Huelva precisaría de algún “campeón” (quizás el museo del que se viene hablando últimamente; edificios nobles para acogerlo no nos faltan, entre los varios desde hace mucho tiempo vacíos y caminando hacia su inexorable ruina) y/o de un gran evento con amplia repercusión mediática  que la situara en el mapa nacional e internacional.

En suma, los consumidores (turistas en este caso) quieren productos que cuenten historias emocionales, que tengan magia y que inspiren. Walt Disney lo resumió así: “Quiero ver sonreír la gente cuando se va”. Ese debe ser el fin de todo lo que hagamos en esta nueva industria sin chimeneas, que no es sólo fuente de puestos de trabajo poco cualificados, sino que cada vez se define más como una industria intensiva en conocimiento.
---
Publicado en Huelva Información, 12-7-15, p. 12

No hay comentarios:

Publicar un comentario