Bienvenida

¡GRACIAS POR SU INTERÉS!

Bienvenido/a a este blog, que nace, con el año 2012, como vehículo para divulgar y compartir inquietudes e ideas, sobre todo en materia de turismo. Como complemento:

-He aquí el documento resultado de casi cinco años (2010 a 2014, 55 artículos) escribiendo cada mes en HECONOMIA, con análisis y propuestas para el turismo provincial: https://www.dropbox.com/s/oblyls2fi3tov7g/HEconomia_2010_2014_55_articulos.pdf?dl=0

-Y los 12 artículos de la sección EL MURO del diario Huelva Información (año 2015): https://www.dropbox.com/s/sqlyhbqu1hc7if1/ElMuro_HI_2015.pdf?dl=0

Además, en las siguientes URLs encontrará más, mucho más, sobre mi actividad académica: http://www.uhu.es/alfonso_vargas/ - http://alfonsovargassanchez.wix.com/geidetur

Y lo más importante: ¿aún no conoce Huelva? Descúbrala en el siguiente enlace y en la presentación que sigue: http://www.turismohuelva.org - https://www.dropbox.com/s/8ada1ku91qtoknc/AunNoConocesHuelva.pps?dl=0

lunes, 20 de mayo de 2019

DE CARA A LAS ELECCIONES DEL 26M EN LA CIUDAD DE HUELVA

Es la ciudad en que nací, donde vivo y, apegos emocionales aparte, todos quienes residimos en ella queremos verla progresar y ofrecer mejores condiciones de vida a sus ciudadanos, sabiendo que ese progreso hay que observarlo en términos relativos, es decir, en comparación con otras ciudades de características similares.

A mi condición de simple ciudadano de a pie (“soldado raso”, suelo llamarla), sumo el interés por estar informado y votar de manera consciente previa lectura de los programas que las distintas opciones políticas ofrecen. De forma más específica, por mi dedicación particular al sector turístico, he intentado conocer y confrontar las propuestas de dichas formaciones políticas, pero no he podido hacerlo, dado que no me ha sido posible encontrar los documentos programáticos de algunos partidos muy significados. No puedo entender que un partido político se presente a unas elecciones y no ponga a disposición de toda la ciudadanía, de una forma fácilmente accesible, el documento completo con su programa: bastaría colgarlo de su sitio web. Las propuestas que tácticamente van lanzando a través de los medios de comunicación no son suficientes desde una lógica de compromiso y transparencia.

Los desiderátums de las campañas electorales suelen chocar después, en la práctica, con la gestión municipal, que no es fácil. No lo es per se, al tratarse de una organización compleja como el Ayuntamiento de Huelva, pero además, su dificultad se ve aumentada por los condicionantes propios de su pertenencia a un ecosistema burocrático-administrativo realmente pesado, donde hay muchas variables que no se pueden controlar, y una realidad económica, social y ambiental en la ciudad que exige no sólo conocimientos y experiencia, sino de un liderazgo con la valentía necesaria para tomar decisiones de calado.

Otro elemento de dificultad es el derivado de una elevada deuda. El endeudamiento tiene dos caras: pudo resolver determinados problemas en el pasado (por ejemplo realizar determinadas inversiones en infraestructuras y equipamientos), pero la contrapartida es que limita la capacidad de maniobra de los gobernantes que la heredan. Este es un “juego” de suma nula: lo que se gasta de más en un determinado concepto se gastará de menos en otros, en función de las prioridades que el gobierno en cuestión, con su color político, establezca.

En este sentido, la ciudad de Huelva ha mejorado algo su situación en la última legislatura: era un imperativo legal reducir el endeudamiento acumulado, que sobrepasaba todos los límites. No obstante, quienes lleguen al gobierno municipal tras el 26M deben saber que esta batalla ha de continuar, porque aún estamos en el “top-ten” de las ciudades más endeudadas de España con más de 100.000 habitantes. Con datos del Ministerio de Hacienda (disponibles en su web), véase en la siguiente tabla la evolución de la deuda viva (es decir, deuda bancaria a largo plazo a 31 de diciembre de cada año; no incluye, pues, otros conceptos) en el Ayuntamiento de la capital onubense.

Año
Deuda Viva 
(miles €)
Población
Deuda per Cápita (€)
2017
183.887
145.115
1.267 (*)
2016
198.331
145.468
1.363
2015
220.617
146.318
1.508
2014
182.636
147.212
1.241
2013
206.709
148.101
1.396
2012
150.542
148.568
1.013
2011
85.366
148.918
573
2010
86.724
149.310
581
2009
94.160
148.806
633
2008
99.561
148.027
673
(*) Décimo nivel de deuda viva per cápita más elevado de España entre las ciudades con más de 100.000 habitantes. O sea que, pese a haberse reducido desde 2015, cada residente en la ciudad de Huelva sigue debiendo 1.267 euros, aunque no seamos conscientes de ello.

La resultante es que el servicio de la deuda (capital e intereses) limita severamente el margen de maniobra en las cuentas públicas para poder realizar aquellas políticas de gasto que fueron prometidas durante la campaña electoral, salvo que aumenten los ingresos, lo cual suele conllevar la exigencia de un mayor esfuerzo fiscal a empresas y particulares. Véase en la tabla que sigue el caso del Ayuntamiento de Huelva, con base en los dos presupuestos aprobados en esta legislatura, los de 2016 y 2018 (los otros han sido prórroga de los anteriores) y sus respectivos estados de gastos.

2016
2018
Presupuesto de Gastos (€)
%
Presupuesto de Gastos (€)
%
Total
120.743.131,53
100,0
Total
135.239.040,03
100,0
Cap. 1
51.469.504,69
42,6
Cap. 1
53.541.595,00
39,6
Cap. 3
5.489.047,07
4,5
Cap. 3
4.460.000,00
3,3
Cap. 9
12.371.077,28
10,3
Cap. 9
22.840.180,78
16,9
Cap. 1+3+9
69.329.629,04
57,4
Cap. 1+3+9
80.841.775,78
59,8
Capítulo 1. Gastos de personal: retribuciones, indemnizaciones, cotizaciones y planes de pensiones para todo el personal contratado. Capítulo 3. Intereses: pago de intereses derivados de operaciones financieras. Capítulo 9. Pasivos financieros: pago de amortización de pasivos financieros (deuda).

Así, en 2018, el servicio de la deuda representó el 20,2% del presupuesto total. Si a este concepto le añadimos los gastos de personal nos encontramos con que prácticamente el 60% del presupuesto total está comprometido, con lo que el margen para hacer política es bastante estrecho. Tal es así que el capítulo (6) de inversiones reales (creación de nuevos equipamientos e infraestructuras y adquisición de bienes inventariables) quedó reducido en estos últimos presupuestos al escueto montante de 521.987,86 €, lo que enfatiza la importancia del esfuerzo inversor en la ciudad de otras entidades, como la Autoridad Portuaria.

Pero antes me refería a la difícil situación económica, social y ambiental en la que se encuentra la ciudad. Un indicador evidente es la pérdida de población que viene experimentando, como quedó patente más arriba. Algunos indicadores adicionales pueden encontrarse en: https://alfonsovargassanchez.blogspot.com/2018/06/algunos-indicadores-de-la-ciudad-de.html

Por ello, lo que cabría esperar de quienes aspiran a gobernar es que tuvieran un modelo de ciudad articulado (no una suma de ocurrencias), trabajado (sin improvisaciones), equilibrado (con sus dosis de ilusión pero también de realismo), que diera respuesta a los grandes asuntos pendientes desde hace lustros cuando no décadas: el problema de los fosfoyesos, la definición de cómo será el frente de la ría hasta la Punta del Sebo, qué hacer con los cabezos y con el amplio elenco de edificios cerrados que acumulan ruina, qué modelo económico se propone (el papel de la industria y de qué tipo de industria; el papel del turismo y de qué tipo de turismo)... Claro que todo esto trasciende el horizonte temporal de una legislatura, pero el peor modelo es el no modelo, el del abandono a las inercias del pasado sin tomar verdaderamente las riendas de nuestro propio futuro. La situación de la ciudad difícilmente tolerará más dilaciones con nuevas patadas hacia delante. La gestión de las pequeñas cosas de todos los días (la limpieza de las calles, su iluminación, su asfaltado, etc.) son necesarias pero no suficientes.

Hay quienes defienden que deberíamos parecernos a Bilbao. Otros tendrán otras referencias, aunque no las hagan explícitas, o quizás ninguna. Pero a esto es a lo que se alude cuando se habla de modelo de ciudad, cuya concreción precisaría del mayor consenso posible y también del coraje suficiente para asumir el desgaste que tomar decisiones de este calado suele conllevar: decisiones estratégicas, es decir, con una mirada a largo plazo, no tácticas o cortoplacistas. El desgaste de gestionar las fricciones que toda transición provoca.

Más allá de los parcheos y mantras habituales (como el de la dinamización del que no hace mucho escribí: https://alfonsovargassanchez.blogspot.com/2019/04/el-mantra-de-la-dinamizacion.html), como ciudadano de base es lo que busco en los programas electorales, cuando están accesibles, y no siempre encuentro. Ojalá acertemos: está mucho en juego, cada vez más.

sábado, 11 de mayo de 2019

EL COLEGIO MAYOR SAN PABLO NOS DEJA, PERO SU ESPÍRITU PERDURARÁ

Hoy, 11 de Mayo de 2019, ha tenido lugar el último acto de imposición de becas en el Colegio Mayor San Pablo, el correspondiente al año académico 2018/2019. En homenaje a su trayectoria, que hoy oficialmente se cierra, les dejo en este post, emocionado, el texto de mi intervención en representación de todos sus Becarios de Honor. 
---
Estimadas personalidades que presiden este acto.
Estimadas amigas y estimados amigos que nos acompañáis, colegialas y colegiales.
Honrado por haber recibido la invitación de dirigirme a ustedes en nombre de los becarios de honor de este Colegio Mayor, es con mucho gusto que asumo el reto de trasladarles unas palabras con las que compartir sentimientos y reflexiones. Gracias Domingo, querido director.
Este es un acto de despedida, sí, lleno de nostalgia, en efecto, pero no serán éstas unas palabras cargadas de una mirada retrospectiva, de referencias al pasado y de lamento de lo que pudo haber sido y no fue. Otros más cualificados que yo podrán registrar los 52 años de historia colegial que aquí se han vivido, y es justo que se haga para constancia de las generaciones venideras y para que su legado, que no es menor, perdure en el tiempo. 
Esta intervención no será una glosa del pasado, con sus varias etapas, ni un relato de quienes pasaron por aquí, dejaron su huella e hicieron posible esta gran obra, pero sí, antes que nada, de reconocimiento y gratitud a todos ellos. La lista sería tan larga que el riesgo de dejarse a alguien en el tintero es demasiado alto, además del tiempo que nos llevaría. Pero ese riguroso registro de la historia les dará el sitio que les corresponde. No obstante, vaya por delante un sincero ¡muchas gracias! por el esfuerzo y la entrega a este proyecto que, como todos, nace, crece, llega a su madurez y, tras un declive más o menos prolongado, muere: el inexorable ciclo de la vida. Sólo haré una excepción, y creo que la comprenderán, al final de esta breve disertación.
Por deformación profesional tiendo a pensar en términos de futuro, en clave de aquello que está por venir y que no fue creado todavía. Pero en parte también por aquello que dijo Woody Allen: “Me interesa el futuro porque es el sitio en el que voy a pasar el resto de mi vida”.  Y aquí, aunque parezca contradictorio, volveré a aplicar esa mirada hacia delante.
Pero antes, permítanme una incursión personal. Evidentemente, el Colegio San Pablo ha formado parte de mi existencia desde hace muchos años, aún antes de mi etapa profesional. Ya en ella, recuerdo con especial cariño diversas conferencias aquí impartidas, en sus habitualmente solemnes y concurridos actos, como aquella titulada “Hacia dónde va nuestra economía”, el 11 de febrero de 1993; o la pronunciada el 9 de mayo de 1995 bajo el título “Universidad y empresa: relación entre ambas”. Y particularmente la lección inaugural del año académico 2002/2003: “Hacia una universidad emprendedora”, el 7 de noviembre de 2002, habiendo recibido la beca de honor el año anterior (2001). Después llegaron “Los Martes del San Pablo”, con sus agradables tertulias como aquella que tuvo lugar el 25 de noviembre de 2014 sobre el turismo, o visitas de estudio de carácter internacional, muchas, como la que tuvo lugar del 22 al 25 de febrero de 2016 con un grupo de 3 profesores y 52 alumnos de la Royal Agriculture University de Inglaterra, la primera universidad agrícola del mundo anglosajón. Tantas han sido que echaré de menos no hacer alguna parada por aquí de vez en cuando, en este excepcional enclave de la ciudad, con sus vistas, sus paseos, su tranquilidad…Y la buena gente con la que siempre me encontré, atendiéndonos magníficamente.
Todo esto llegó, como a nadie sorprenderá, de la mano de mi padre, a quien yo acompañaba a los actos del San Pablo. Él, que nunca pudo cursar estudios universitarios, portaba con satisfacción su beca de honor del Colegio Mayor, como también la del Aula de la Experiencia de la Universidad de Huelva, que le dio la oportunidad, ya en sus últimos años, de ir donde nunca pudo en su juventud de post-guerra, pero que siempre quiso para sus hijos. Todo su afán, para lo que tanto trabajó junto a mi madre, era poder proporcionarnos esa educación superior que ellos no pudieron tener, porque esa era la puerta para un futuro mejor. Entonces estaba claro.
Aunque ya no estén entre nosotros, sé que de alguna manera están acompañándonos hoy aquí, en el que también sentían como su Colegio. Son palabras, por tanto, que considero tan mías como suyas.
Las organizaciones, como las personas, necesitan de un propósito que las oriente y provea de coherencia. Este Centro se levantó con un propósito fundacional que marcó el Dr. Cantero Cuadrado (que, curiosamente, da nombre a la calle en la que ha radicado el domicilio social de la Universidad de Huelva desde su origen): “dar a las generaciones venideras razones para vivir y motivos para esperar". El primer obispo de la diócesis de Huelva demostró tener visión de futuro. No en vano este propósito estaba inspirado en la Encíclica “Gozo y Esperanza”, emanada del Concilio Vaticano II y promulgada por el Papa Pablo VI el 7 de diciembre de 1965. Tenía la clara consciencia de que en ello se jugaba el futuro de los pueblos, de la humanidad, en definitiva. Hoy, como entonces, sentimos, porque lo vivimos cada día, que estaba en lo cierto, y aún más, que lo sigue estando.
Como todos los propósitos bien formulados, es atemporal, como el legado que estos 52 años de existencia nos deja, si somos capaces de seguir alimentándolo, a partir de ahora de otra forma.
Quienes pasaron por esta Casa de un modo u otro (estudiantes, profesores, trabajadores, etc.) y se han sentido identificados con el trabajo aquí realizado para perseguir ese propósito loable, y en lo que a mí respecta en este momento dando voz a los becarios de honor, estamos llamados a convertirnos no sólo en custodios de un legado que ha de ser conocido por las generaciones futuras, sino en embajadores de ese propósito para seguir dando a los más jóvenes “razones para vivir y motivos para esperar".
Aquí es donde quisiera proyectar mi mirada de futuro. El Colegio Mayor San Pablo no acabará cuando este año académico concluya. Desaparecerá físicamente, pero su espíritu seguirá presente en quienes dejó una impronta. Por tanto, podemos y debemos conservarlo, y eso depende del empeño individual de cada uno de nosotros y de que, colectivamente, seamos capaces de organizarnos para seguir alimentándolo.
Decía Víctor Hugo, intelectual francés del siglo XIX, que: “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad”. La desaparición de esta institución universitaria es de lamentar, con el agravante de ser insustituible, no por su funcionalidad, sino por lo que ha representado y por sus valores. La sociedad evoluciona en todos los órdenes, nosotros cambiamos, y más en estos tiempos en los que nos ha tocado vivir. Pero la vida sigue y, aunque no espera a nadie, hemos de saber que en los cambios hay oportunidades, y aquí también, aunque no lo parezca.
Os llamo, parafraseando a Víctor Hugo, a tener la valentía de no abandonar ese propósito, y os hago una propuesta (quienes me conocen saben que siempre intento dejar un mensaje constructivo, más allá de la retórica): la creación de una figura asociativa que podríamos llamar, por ejemplo, “Amigos/as del Colegio San Pablo” que pueda mantener viva su memoria (que rápidamente enflaquece) y su principal legado, que es su propósito atemporal. La parte inmaterial de ese nuevo proyecto ya existe, no desaparece con el cierre de este edificio (que después de su reforma pasará a tener un uso diferente), pero hay que vivificarlo y transmitirlo mediante la creación de alguna fórmula que haga posible que no se vaya desvaneciendo con nosotros mismos. Contribuyamos, con su puesta en acción, a que los jóvenes sigan encontrando “razones para vivir y motivos para esperar". Es una necesidad social. Desde nuestra pequeñez, démosles esperanza con los hechos, además de con la inspiración de los discursos. En palabras del apóstol San Pablo: “Mientras tengamos oportunidad, hagamos el bien a todos”. 
Permítanme ahora esa excepción que había anticipado, pese a que una gran obra, y ésta lo es pese a las imperfecciones que haya podido tener, nunca puede ser atribuida a una sola persona. Han sido muchas, claro está, las que han contribuido a la acción formadora, en un sentido integral, a la que este Centro estaba llamado, primero como Colegio Menor y después como Colegio Mayor integrado en la Universidad de Huelva, en cuya creación también jugó un papel activo. Esa persona seguramente está en la mente de todos, por los muchos años que dedicó a esta tarea, consolidando y prestigiando esta Casa que nos acoge. Se trata del Dr. Juan Mairena Valdayo, persona altamente respetada y admirada. 
No está con nosotros por razones de salud pero, pese a ello, él siempre estará aquí, en su San Pablo. No voy a contrariar su humildad con palabras grandilocuentes, pero sí diré, con el conocimiento que me da el haber estado junto a él muchos años, que mientras las fuerzas se lo permitieron dio lo mejor de sí por este Colegio y, a su través, por su Diócesis, además de en otras encomiendas.  Es de esas personas que no dejan indiferente cuando te las cruzas en tu camino, de esas sobre las que te preguntas cómo no ha llegado más lejos, pero, como dijo el insigne filósofo español  José Ortega y Gasset, uno es uno y sus circunstancias. La simbiosis era tal que, para muchos,  D. Juan era el Colegio San Pablo y el Colegio San Pablo era D. Juan, pero no para él, que sabía cuál era su lugar y su papel en cada momento, incluido el de saber retirarse. De su clarividencia y saber estar aprendí mucho, y me fijo en su capacidad para aceptar las contrariedades, incluida ésta, ligada al ciclo vital a la que toda obra humana está sujeta. Ahora toca reconocer lo realizado y la labor benéfica que ha tenido en tantas generaciones de jóvenes que pasaron por aquí, de la provincia de Huelva y de fuera, nacionales y extranjeros.
A la familia que hoy forma el Colegio Mayor San Pablo, y a quienes fueron parte de ella durante más de cinco décadas, nuestra gratitud. Seguro que lo seguiréis llevando no sólo en el recuerdo, sino también en el corazón. La huella será indeleble. 
“Mirad: el que siembra con mezquindad, cosechará también con mezquindad; el que siembra en abundancia, cosechará también en abundancia”. No son palabras mías, sino de Pablo de Tarso, de San Pablo. Aquí, amigas/amigos, se sembró en abundancia y se recogió también en abundancia. Con esta alegría debemos quedarnos.
He dicho.




jueves, 9 de mayo de 2019

EJEMPLO DE LA NECESIDAD DE UN ENTE GESTOR DEL DESTINO

Esta misma semana se han conocido las banderas azules que concede la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC). En lo que a las playas se refiere, los criterios utilizados (conocidos al detalle, no cabe otra hipótesis, por quienes se presentan) pueden consultarse en la siguiente página: http://www.banderaazul.org/criterios-playas

El resultado de la aplicación de los mismos ha sido que, para este año 2019, la provincia de Huelva sólo ha conseguido tres insignias de este tipo, que se han convertido en un referente de calidad (especialmente ambiental). Doce playas (en siete municipios) presentaron su candidatura, pero sólo tres (en cuatro municipios) han conseguido la ansiada bandera. Concretamente: en Moguer, Playa del Parador (Castilla); en Cartaya, Playa de San Miguel; y en Isla Cristina/Lepe, Playa de Islantilla. Hicieron bien su trabajo.

Siendo un recurso tan sensible para el turismo en el litoral onubense, en puertas de la temporada alta y en puertas más aún de unas elecciones municipales, la noticia ha caído como una bomba, desatándose todo tipo de comentarios acerca de las razones del fracaso del 75% de las playas candidatas (criterios incumplidos, que someramente han ido conociéndose) y de las responsabilidades políticas que pudiera haber (con el habitual victimismo y echar balones fuera, culpándose unos a otros).

Poniendo este asunto en perspectiva, la tabla siguiente resume la evolución del número de banderas azules atribuidas a las playas onubenses en los últimos doce años.

Año
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
5
10
8
7
8
8
6
6
3 (*)
8
11
3
(*) En Almonte, Matalascañas (Torrelahiguera). En Moguer, El Parador (Castilla). En Isla Cristina/Lepe, Islantilla. Fuente: elaboración propia con datos de ADEAC.

Como puede observarse, este escuálido registro de tan sólo tres banderas azules en el litoral onubense no es nuevo: ya ocurrió en 2016. No obstante, la situación que acontece ahora se agrava porque la caída es mucho mayor respecto al año anterior (se ha pasado súbitamente del pico al valle) y porque de las 25 banderas azules que se han perdido en toda España, 8 nos corresponden, es decir, un tercio del total, lo que nos deja en muy mal lugar. Y esto, repito, en un contexto de elecciones municipales inminentes.

Más allá de lo lamentable de esta situación, que erosiona la imagen de la provincia de Huelva como destino turístico y, como consecuencia, daña los intereses económicos de sus empresas y de las comunidades locales en las que el turismo de sol y playa es un pilar fundamental de su supervivencia, mirando hacia el futuro y tratando de sacar alguna lección positiva de este varapalo, una vez más me reafirmo en lo que desde hace años vengo defendiendo, cuan predicador en un desierto: la necesidad de un ente gestor del destino.

Desde que se conoció la noticia el pasado martes, hemos sabido a través de los medios de comunicación de la iniciativa de convocar a las administraciones públicas a sus distintos niveles, local (Ayuntamientos afectados), provincial (Diputación), autonómico (Junta de Andalucía, a través de sus Consejerías con alguna competencia en la materia) y estatal (el departamento de Costas), para analizar esta problemática en profundidad y articular soluciones correctoras. Dadas las circunstancias, parece una acción lógica, pero es a posteriori, o sea, reactiva. Si queremos evitar que esto vuelva a ocurrir, esta estructura de coordinación, a la que se podrían sumar otros agentes, particularmente privados, debe quedar establecida para que pueda realizar un trabajo preventivo, anticipatorio, planificado, es decir, proactivo, no meramente reactivo; a priori, no a posteriori cuando el daño ya está hecho. Si esta coordinación hubiera estado prevista y ocurriera de forma sistemática, quizás la debacle se hubiera podido mitigar o impedir. Este es el sentido del llamado ente gestor: en la decepción de este año con las banderas azules tenemos un buen ejemplo de su imperiosa necesidad.

El turismo hay que gestionarlo, en el más amplio sentido del término, no sólo promocionarlo. La promoción sin gestión nos aboca al fracaso. Mientras que la promoción genera expectativas, usualmente elevadas, la gestión es la encargada de que lo que ofrecemos cumpla con esas expectativas (al menos). La promoción se volverá en nuestra contra, como un boomerang, si no conseguimos gestionar el destino de forma que quienes nos visitan encuentren el paraíso que se les vendió: crearía insatisfacción, que es el peor de los resultados.

Lo ocurrido con las banderas azules es un problema de gestión, como el de la regeneración de las playas como consecuencia de los temporales, el control de los mosquitos, la saturación de los servicios públicos en temporada alta, el modelo urbanístico que se aplica, etc. Y la gestión depende de nosotros, esto es, de nuestros gestores y de su capacidad para organizarse, planificar y ejecutar proyectos. No hay ningún enemigo exterior.

Nótese que para que una ruta del vino sea certificada y pase a formar parte de las rutas del vino de España se necesita un ente gestor de la misma (pregúntense qué pasa con la ruta del vino del Condado de Huelva: https://www.wineroutesofspain.com/ver/2457/Rutas-del-vino-.html); para llegar a ser un destino turístico inteligente la existencia de un ente gestor es imperativa, y hasta existe una norma UNE (178501:2018) que establece sus requisitos. Es que en Huelva nos seguimos auto-limitando a la promoción, sin que se haya planteado dar este paso, que requiere de un liderazgo que no ha existido hasta ahora. Las consecuencias están a la vista.

En el nuevo Plan Estratégico de la Provincia de Huelva (2018), en lo que al sector turístico se refiere, se recoge una acción (76.3) denominada “Mejora de la gobernanza entre las instituciones públicas con competencias turísticas y las empresas privadas”. Si se pretendía poner en práctica, asumiendo que va en esta línea, ya vamos tarde.
---
P.D.: Quién quiera documentarse algo más acerca del concepto de ente gestor de un destino turístico e, incluso, de la propuesta que ya en 2013 formulé al respecto, puede consultar el capítulo 5 (Síntesis y Conclusiones) de la obra “EL TURISMO EN LA PROVINCIA DE HUELVA: DE DÓNDE VENIMOS, DÓNDE ESTAMOS Y ¿HACIA DÓNDE QUEREMOS IR?”, disponible gratuitamente en: https://alfonsovargassanchez.blogspot.com/search?q=de+donde+venimos
Ni que decir tiene que no se avanzó nada desde entonces.


martes, 23 de abril de 2019

ALGUNOS INDICADORES DEL TURISMO EN LA PROVINCIA DE HUELVA: MARZO 2019

(Sin comentarios, para que cada quien se forme su propia opinión exclusivamente con base  en los datos)

Fuente: Elaboración propia con datos del Instituto Nacional de Estadística (p = provisional)







Nota: Los meses anteriores también pueden consultarse en este blog. 
Febrero 2019: 

lunes, 8 de abril de 2019

EL MERCADO DE TRABAJO EN EL SECTOR TURÍSTICO: 1erTRIMESTRE DE 2019

Fuente: Observatorio Argos. 
Servicio Andaluz de Empleo, Junta de Andalucía.


Principales magnitudes

Nº de contratos en el sector turístico: variación respecto al mismo trimestre del año anterior
Provincia
Almería
Cádiz
Córdoba
Granada
Huelva
Jaén
Málaga
Sevilla
Andalucía
%
-6,34
5,56
9,11
7,84
15,53
(a)
1,88
3,03
7,07
5,53
(a) Provincia con mayor aumento porcentual del número de contratos.

Carácter temporal de los contratos realizados
Provincia
Almería
Cádiz
Córdoba
Granada
Huelva
Jaén
Málaga
Sevilla
Andalucía
%
90,89
95,68
96,46
95,53
97,67
(b)
96,82
91,86
94,43
94,57
(b) Provincia con mayor temporalidad en la contratación.

% del total de contratos formalizados en este periodo que se dieron en el sector turístico
Provincia
Almería
Cádiz
Córdoba
Granada
Huelva
Jaén
Málaga
Sevilla
Andalucía
%
13,32
22,51
8,78
13,93
8,97
(c)
5,12
19,61
13,69
13,02
(c) Por debajo de la media regional, tan sólo por encima de Jaén y Córdoba.

Nº (medio) de demandantes de empleo: variación respecto al mismo trimestre del año anterior
Provincia
Almería
Cádiz
Córdoba
Granada
Huelva
Jaén
Málaga
Sevilla
Andalucía
%
0,71
1,91
-0,53%
2,51
2,30
(d)
-1,98
2,79
-1,65
1,23
(d) Por encima de la media regional, tan sólo por detrás de Málaga y Granada.

% de los demandantes de empleo que se encuadran en el sector turístico
Provincia
Almería
Cádiz
Córdoba
Granada
Huelva
Jaén
Málaga
Sevilla
Andalucía
%
8,61
11,28
4,67
7,60
7,26 (e)
4,37
12,41
5,39
8,04
(e) Por debajo de la media regional.


Ocupaciones con más contratos
Prov. Huelva
Andalucía
%
%
CAMAREROS ASALARIADOS
8.542
62,3
62,7
AYUDANTES DE COCINA
1.814
13,2
12,1
COCINEROS ASALARIADOS
1.404
10,2
9,1
PERSONAL DE LIMPIEZA DE OFICINAS, HOTELES Y OTROS ESTABLECIMIENTOS SIMILARES
811
5,9
5,8
MONITORES DE ACTIVIDADES RECREATIVAS Y DE ENTRETENIMIENTO
469
3,4
4,3
PREPARADORES DE COMIDAS RÁPIDAS
284
2,1
0,5
RECEPCIONISTAS DE HOTELES
139
1,0
1,4
RESTO
253
1,8
4,1
Nº total de contratos
13.716
(*)
100
100
(*) Corresponden a las siguientes actividades, por orden de importancia cuantitativa: servicios de comidas y bebidas (80,9%); servicios de alojamiento (15,6%). Por tanto, el 96,5% corresponde a servicios de restauración y alojamiento, siendo casi insignificantes el resto de actividades que esta fuente vincula al sector turístico (actividades administrativas de oficina y otras actividades auxiliares a las empresas; actividades deportivas, recreativas y de entretenimiento;  actividades de agencias de viajes, operadores turísticos, servicios de reservas y actividades relacionadas con los mismos; actividades de creación, artísticas y espectáculos). 

Finalmente, sigue el desglose de las ocupaciones más demandadas.

Ocupaciones más demandadas
Prov. Huelva
Andalucía
%
%
PERSONAL DE LIMPIEZA DE OFICINAS, HOTELES Y OTROS ESTABLECIMIENTOS SIMILARES
3.932
33,7
33,5
CAMAREROS ASALARIADOS
2.828
24,3
26,7
AYUDANTES DE COCINA
1.473
12,6
9,6
COCINEROS ASALARIADOS
1.256
10,8
14,8
MONITORES DE ACTIVIDADES RECREATIVAS Y DE ENTRETENIMIENTO
678
5,8
4,5
RECEPCIONISTAS (EXCEPTO DE HOTELES)
626
5,4
5,1
RECEPCIONISTAS DE HOTELES
366
3,1
2,8
GUÍAS DE TURISMO
221
1,9
1,0
TÉCNICOS DE EMPRESAS Y ACTIVIDADES TURÍSTICAS
150
1,3
0,9
EMPLEADOS DE AGENCIAS DE VIAJES
121
1,0
1,0
Total
11.651
100
100

Provincia de Huelva. Nº medio de demandantes de empleo en el sector: 5.285

Provincia de Huelva. Cifra media de paro registrado en el sector: 3.485

Nota 1: ¿Es esto realmente lo que queremos para la economía y la sociedad de nuestro tiempo? ¿Es otra realidad posible?
Nota 2: En la actualidad, el turismo es mucho más que estos perfiles laborales. Los servicios públicos y las estadísticas también deberían ponerse al día.
Nota 3: Los datos del trimestre anterior están disponibles en:  https://alfonsovargassanchez.blogspot.com/2019/01/el-mercado-de-trabajo-en-el-sector.html