Bienvenida

¡GRACIAS POR SU INTERÉS!

Bienvenido/a a este blog, que nace, con el año 2012, como vehículo para divulgar y compartir inquietudes e ideas, sobre todo en materia de turismo. Como complemento:

-He aquí el documento resultado de casi cinco años (2010 a 2014, 55 artículos) escribiendo cada mes en HECONOMIA, con análisis y propuestas para el turismo provincial: https://www.dropbox.com/s/oblyls2fi3tov7g/HEconomia_2010_2014_55_articulos.pdf?dl=0

-Y los 12 artículos de la sección EL MURO del diario Huelva Información (año 2015): https://www.dropbox.com/s/sqlyhbqu1hc7if1/ElMuro_HI_2015.pdf?dl=0

Además, en las siguientes URLs encontrará más, mucho más, sobre mi actividad académica: http://www.uhu.es/alfonso_vargas/ - http://alfonsovargassanchez.wix.com/geidetur

Y lo más importante: ¿aún no conoce Huelva? Descúbrala en el siguiente enlace y en la presentación que sigue: http://www.turismohuelva.org - https://www.dropbox.com/s/8ada1ku91qtoknc/AunNoConocesHuelva.pps?dl=0

lunes, 20 de mayo de 2019

DE CARA A LAS ELECCIONES DEL 26M EN LA CIUDAD DE HUELVA

Es la ciudad en que nací, donde vivo y, apegos emocionales aparte, todos quienes residimos en ella queremos verla progresar y ofrecer mejores condiciones de vida a sus ciudadanos, sabiendo que ese progreso hay que observarlo en términos relativos, es decir, en comparación con otras ciudades de características similares.

A mi condición de simple ciudadano de a pie (“soldado raso”, suelo llamarla), sumo el interés por estar informado y votar de manera consciente previa lectura de los programas que las distintas opciones políticas ofrecen. De forma más específica, por mi dedicación particular al sector turístico, he intentado conocer y confrontar las propuestas de dichas formaciones políticas, pero no he podido hacerlo, dado que no me ha sido posible encontrar los documentos programáticos de algunos partidos muy significados. No puedo entender que un partido político se presente a unas elecciones y no ponga a disposición de toda la ciudadanía, de una forma fácilmente accesible, el documento completo con su programa: bastaría colgarlo de su sitio web. Las propuestas que tácticamente van lanzando a través de los medios de comunicación no son suficientes desde una lógica de compromiso y transparencia.

Los desiderátums de las campañas electorales suelen chocar después, en la práctica, con la gestión municipal, que no es fácil. No lo es per se, al tratarse de una organización compleja como el Ayuntamiento de Huelva, pero además, su dificultad se ve aumentada por los condicionantes propios de su pertenencia a un ecosistema burocrático-administrativo realmente pesado, donde hay muchas variables que no se pueden controlar, y una realidad económica, social y ambiental en la ciudad que exige no sólo conocimientos y experiencia, sino de un liderazgo con la valentía necesaria para tomar decisiones de calado.

Otro elemento de dificultad es el derivado de una elevada deuda. El endeudamiento tiene dos caras: pudo resolver determinados problemas en el pasado (por ejemplo realizar determinadas inversiones en infraestructuras y equipamientos), pero la contrapartida es que limita la capacidad de maniobra de los gobernantes que la heredan. Este es un “juego” de suma nula: lo que se gasta de más en un determinado concepto se gastará de menos en otros, en función de las prioridades que el gobierno en cuestión, con su color político, establezca.

En este sentido, la ciudad de Huelva ha mejorado algo su situación en la última legislatura: era un imperativo legal reducir el endeudamiento acumulado, que sobrepasaba todos los límites. No obstante, quienes lleguen al gobierno municipal tras el 26M deben saber que esta batalla ha de continuar, porque aún estamos en el “top-ten” de las ciudades más endeudadas de España con más de 100.000 habitantes. Con datos del Ministerio de Hacienda (disponibles en su web), véase en la siguiente tabla la evolución de la deuda viva (es decir, deuda bancaria a largo plazo a 31 de diciembre de cada año; no incluye, pues, otros conceptos) en el Ayuntamiento de la capital onubense.

Año
Deuda Viva 
(miles €)
Población
Deuda per Cápita (€)
2017
183.887
145.115
1.267 (*)
2016
198.331
145.468
1.363
2015
220.617
146.318
1.508
2014
182.636
147.212
1.241
2013
206.709
148.101
1.396
2012
150.542
148.568
1.013
2011
85.366
148.918
573
2010
86.724
149.310
581
2009
94.160
148.806
633
2008
99.561
148.027
673
(*) Décimo nivel de deuda viva per cápita más elevado de España entre las ciudades con más de 100.000 habitantes. O sea que, pese a haberse reducido desde 2015, cada residente en la ciudad de Huelva sigue debiendo 1.267 euros, aunque no seamos conscientes de ello.

La resultante es que el servicio de la deuda (capital e intereses) limita severamente el margen de maniobra en las cuentas públicas para poder realizar aquellas políticas de gasto que fueron prometidas durante la campaña electoral, salvo que aumenten los ingresos, lo cual suele conllevar la exigencia de un mayor esfuerzo fiscal a empresas y particulares. Véase en la tabla que sigue el caso del Ayuntamiento de Huelva, con base en los dos presupuestos aprobados en esta legislatura, los de 2016 y 2018 (los otros han sido prórroga de los anteriores) y sus respectivos estados de gastos.

2016
2018
Presupuesto de Gastos (€)
%
Presupuesto de Gastos (€)
%
Total
120.743.131,53
100,0
Total
135.239.040,03
100,0
Cap. 1
51.469.504,69
42,6
Cap. 1
53.541.595,00
39,6
Cap. 3
5.489.047,07
4,5
Cap. 3
4.460.000,00
3,3
Cap. 9
12.371.077,28
10,3
Cap. 9
22.840.180,78
16,9
Cap. 1+3+9
69.329.629,04
57,4
Cap. 1+3+9
80.841.775,78
59,8
Capítulo 1. Gastos de personal: retribuciones, indemnizaciones, cotizaciones y planes de pensiones para todo el personal contratado. Capítulo 3. Intereses: pago de intereses derivados de operaciones financieras. Capítulo 9. Pasivos financieros: pago de amortización de pasivos financieros (deuda).

Así, en 2018, el servicio de la deuda representó el 20,2% del presupuesto total. Si a este concepto le añadimos los gastos de personal nos encontramos con que prácticamente el 60% del presupuesto total está comprometido, con lo que el margen para hacer política es bastante estrecho. Tal es así que el capítulo (6) de inversiones reales (creación de nuevos equipamientos e infraestructuras y adquisición de bienes inventariables) quedó reducido en estos últimos presupuestos al escueto montante de 521.987,86 €, lo que enfatiza la importancia del esfuerzo inversor en la ciudad de otras entidades, como la Autoridad Portuaria.

Pero antes me refería a la difícil situación económica, social y ambiental en la que se encuentra la ciudad. Un indicador evidente es la pérdida de población que viene experimentando, como quedó patente más arriba. Algunos indicadores adicionales pueden encontrarse en: https://alfonsovargassanchez.blogspot.com/2018/06/algunos-indicadores-de-la-ciudad-de.html

Por ello, lo que cabría esperar de quienes aspiran a gobernar es que tuvieran un modelo de ciudad articulado (no una suma de ocurrencias), trabajado (sin improvisaciones), equilibrado (con sus dosis de ilusión pero también de realismo), que diera respuesta a los grandes asuntos pendientes desde hace lustros cuando no décadas: el problema de los fosfoyesos, la definición de cómo será el frente de la ría hasta la Punta del Sebo, qué hacer con los cabezos y con el amplio elenco de edificios cerrados que acumulan ruina, qué modelo económico se propone (el papel de la industria y de qué tipo de industria; el papel del turismo y de qué tipo de turismo)... Claro que todo esto trasciende el horizonte temporal de una legislatura, pero el peor modelo es el no modelo, el del abandono a las inercias del pasado sin tomar verdaderamente las riendas de nuestro propio futuro. La situación de la ciudad difícilmente tolerará más dilaciones con nuevas patadas hacia delante. La gestión de las pequeñas cosas de todos los días (la limpieza de las calles, su iluminación, su asfaltado, etc.) son necesarias pero no suficientes.

Hay quienes defienden que deberíamos parecernos a Bilbao. Otros tendrán otras referencias, aunque no las hagan explícitas, o quizás ninguna. Pero a esto es a lo que se alude cuando se habla de modelo de ciudad, cuya concreción precisaría del mayor consenso posible y también del coraje suficiente para asumir el desgaste que tomar decisiones de este calado suele conllevar: decisiones estratégicas, es decir, con una mirada a largo plazo, no tácticas o cortoplacistas. El desgaste de gestionar las fricciones que toda transición provoca.

Más allá de los parcheos y mantras habituales (como el de la dinamización del que no hace mucho escribí: https://alfonsovargassanchez.blogspot.com/2019/04/el-mantra-de-la-dinamizacion.html), como ciudadano de base es lo que busco en los programas electorales, cuando están accesibles, y no siempre encuentro. Ojalá acertemos: está mucho en juego, cada vez más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario